VOLVER

Julio Enrique Rodriguez - LA VIDA POR LA UOM

 

Este es un momento especial para todos los metalúrgicos y para todos los peronistas, cómo todos los años nos dirigimos a nuestros compañeros atraves de nuestra revista donde hacemos un análisis del trabajo realizado, proyectar nuevas obras para el año venidero siempre en aras del bienestar de nuestros representados, como lo marca la rica historia de nuestra organización, la capacidad de nuestros dirigentes, nuestros mártires, y los grandes hombres que han hecho prestigiosa y reconocida a la gloriosa unión obrera metalúrgica. Pero no es un día más porque, en las filas de nuestra organización, hoy falta un compañero, un amigo, un gran dirigente, compañero de muchas luchas, de reconocida lealtad con sus dirigentes y sus dirigidos comprometido profundamente con los trabajadores y sus necesidades, sin horarios para el trabajo sin excusas para ayudar a sus compañeros, amigos, o a quien requiera su desinteresada atención, estamos completamente seguro que sigue presente, como lo estará siempre, en cada fabrica, en las discusiones paritarias, en la puerta de Peugeot como de costumbre a las 5 de la mañana saludando a los compañeros, en todos y cada uno de los reclamos salariales, marchas y manifestaciones metalúrgicas. Estamos hablando del compañero Julio Rodríguez que vivió, vive, y vivirá eternamente en el corazón de los metalúrgicos. Él nos dejó su ejemplo, sus virtudes y sus valores, bandera que nosotros tomamos. Para honrar su memoria que nos seguirá acompañando y nos dará la fuerza necesaria en los momentos difíciles, debemos trabajar tenazmente, responsablemente y fanáticamente como él lo predicaba y lo llevaba a cabo. Con su ejemplo de lealtad y compromiso. Creemos que esta frase del general juan domingo perón lo refleja “Es evidente que en todos los movimientos revolucionarios existen tres clases de enfoque: el de los apresurados que creen que todo anda despacio, que no se hace nada por que no se rompen cosas ni se mata gente. El otro sector está formado por los retardados esos siempre quieren que no se haga nada….entre esos dos extremos perniciosos existe uno que es el equilibrio y que conforma la acción de una política que es el arte de hacer lo posible.” “Los dirigentes gremiales son sabios y prudentes “